COTIZACIÓN #22M       Atención: Última cotización de 22 de Marzo                 PSOE    26,6% (-1,6)              PP    21,3% (+0,8)              UNIDAS PODEMOS    13,4% (+0,1)              CIUDADANOS    6,3% (+1,6)              VOX    16,1% (-1,2)              MÁS PAÍS    1,8% (-0,1)             
 
Análisis y datos ante la posible repetición electoral.
29/07/2019

NUEVO ORDEN… DISRUPTURA HISTÓRICA

La llamada ¨crisis del coronavirus¨ va a marcar un antes y un después de lo que conocemos actualmente.
Así como el fin de la II Guerra Mundial marcó el fin de una época, este hecho viral muy probablemente hará que el mundo vaya hacia otros patrones diferentes. ¿Cuáles? Nadie lo sabe, pero van a cambiar cosas de la vida diaria de las personas porque va a haber cambios en las relaciones entre las naciones.

En España, sin duda va a traer un posible hundimiento del Gobierno. El porqué se podría estratificar en muchas variables, pero el mayor porqué, sería porque le tocó gobernar en un momento histórico que puede ser considerado como el de mayor debacle desde la Guerra Civil española.

Hay varios factores, a mi juicio, que podrán marcar el devenir durante estos días del futuro del equipo de Sánchez. El primero de ellos, es el número de fallecidos a consecuencia directa de la infección. Es posible que España no esté preparada para un escenario con 8.000 o 9.000 fallecidos.

Una democracia donde se cuidan tanto los valores de la vida no está preparada para soportar tal cantidad de víctimas y a sus familiares, conocidos y amigos.

La segunda de ellas, es el colapso sanitario, marcado claro está por la infección. Los hospitales se puede considerar que ¨están a full¨ con las personas que padecen este contagio y están graves.

Muy vinculado a esto está también las personas con enfermedades que necesitan tratamiento y se les ha suspendido esos tratamientos en muchos hospitales donde ya no les pueden atender. Esto creará, sin duda alguna, una distorsión considerable en la visión de esas personas de la gestión del Gobierno.

La tercera, y muy importante, es el daño económico a las empresas y la cantidad de personas que pasarán a engrosar los llamados expedientes de regulación de empleo temporal –y en algunos, muchos, casos definitivos- o ERTES. Si el Estado va a tener la suficiente agilidad como para que esas personas puedan cobrar sus prestaciones en tiempo y forma de tal manera que puedan afrontar con seguridad y garantía su situación mientras dure esta excepcionalidad que se está viviendo. De no ser así, es decir, si la Administración no garantiza estos cobros lo antes posible para que todo sea más suavizado por atrofia del propio sistema, podríamos hablar de un escenario muy complejo desde el punto de vista social, donde la exigencia de las responsabilidades va a estar en un primer plano como petición básica al sistema.

Esta crisis que provoca el llamado coronavirus puede analizarse desde muchos puntos de vista, pero estas tres variables: número de fallecidos y tiempo de confinamiento; atención y colapso sanitario y gestión del desempleo provocado por el parálisis de la actividad, van a ser los factores por los cuales este Gobierno puede sufrir una pérdida importante de apoyos. Un gobierno, como todos sabemos, que son dos partes y diferenciadas en muchas posturas y aspectos. Saber qué estrategia adoptará cada parte para evitar responsabilidades será también interesante porque a buen seguro el lado de UP, tratará de jugar sus opciones para distanciarse de lo que parece puede ser un desastre social y político para la izquierda.

Lo mismo que a Trump le podrá afectar en su reelección frente a Biden cómo afronte la gestión del contagio que le va a llegar, y le está llegando, de forma irremediable y donde la población norteamericana podría sufrir incluso más que la europea los desastres de la enfermedad, lastrando la economía mundial y pasando a su vez factura al conjunto de las democracias occidentales.

 

Rubén Rodríguez

Socio-Fundador y Presindente de www.electocracia.com de Electocracia Análisis y Mercados S.L y socio de la firma IPR.