PARTICIPA EN NUESTROS SONDEOS SOBRE LA COMUNIDAD DE MADRID  
Valoración Campaña 20D
18/12/2015
el pais 21-9-15
Elecciones Generales (Metroscopia 17/01/2016)
19/01/2016

20/D: DOS FRAUDES DEMOCRÁTICOS

La XI Legislatura surgida del 20/D se ha puesto en marcha. Y el terremoto político que se gestó un 15 de mayo de 2011 ha irrumpido, 4 años después, en Las Cortes y ha mutado la fisonomía de las bancadas de Congreso y en menor medida, del Senado. Singularmente, la irrupción de Podemos, lo que Enric Juliana ha bautizado el “partido democrático-plebeyo” ,es un hito que hace imposible la vuelta atrás al sistema político heredado de la Transición. Ha corrido tinta al respecto y no me voy a detener en ello.

Pero ha ocupado menos atención la constatación, una vez más, de la estafa democrática que representa la vigente Ley Electoral. El bipartidismo que ha perdido más de 5 millones de votos y representa ya sólo el 50% de los votantes, mantiene en cambio 213 diputados en el Congreso (el 60% de los escaños ) y mayoría absoluta del PP en el Senado . El nuevo tiempo histórico, que ya está maduro en la sociedad española, no llega a las Instituciones de representación popular, pura y simplemente porque los cancerberos del sistema se niegan a ello. Si la democracia se resiente, les da igual. Hoy un diputado le sigue costando al PP, 58.664 votos y al PSOE poco más: 61.453. Que a Izquierda Unida ese mismo diputado lo consiga sólo si alcanza 461.566 votos les es indiferente. Pueden seguir hablando de “sistema democrático” sin sonrojarse.

Para que lo entendamos: si a PP/PSOE, sus diputados les costaran los votos que a IU, el PP hoy sólo tendría 16 escaños en el Congreso y el PSOE tan sólo 12. “Lo llaman democracia y no lo es” se gritaba en las calles aquella primavera del 2011. Y tenían razón.

Por eso una de las tareas de profundo calado democrático de la XI Legislatura, no es otra que el cambio radical de la Ley Electoral para hacerla plenamente democrática, más cercana al ciudadano, más participativa, más igualitaria en género, etc. Acabar con una estafa democrática que dura ya 38 años (sabido es que las modificaciones habidas han sido meramente cosméticas) es una tarea inaplazable ya.

El segundo fraude democrático, se va a consumar en estos días en que se van a constituir los Grupos Parlamentarios. Puede pasar perfectamente que el casi millón de votos de IU quede fuera de obtener Grupo Parlamentario. Llegamos justos, ciertamente, a una interpretación flexible del Reglamento del Congreso. Pero éste se va a retorcer sobremanera, en cambio y una vez más, para dar Grupo Parlamentario a quien el bipartidismo quiera (con todo lo que supone de visibilidad política, recursos y medios humanos para desarrollar la función constitucional de los diputados y diputadas). Así ha sido en otras ocasiones y así va a ser de nuevo si nada extraordinario lo impide.

De manera que nos podemos encontrar con que coaliciones electorales que han superado los 5 diputados y el 15% en todas las circunscripciones electorales en las que se han presentado (como marca la legalidad vigente) caso de En Común Podem, Las Mareas y Compromís-Podem, no tengan grupo Parlamentario y otras, que no lo han logrado, si lo alcancen caso de ERC y DyLL (CDC).

Se dice que son candidaturas de Podemos …poco importa que se hayan legalizado ante la Junta Electoral Central con representantes legales propios que nada tienen que ver con Podemos, que otras formaciones políticas de larga historia ya formen parte de dichas coaliciones, que el Ministerio del interior las reconozca en la noche electoral como candidaturas que no eran de Podemos, etc. Retuercen el Reglamento para lograr, al final, un disparate: que la fuerza política que ha ganado las elecciones en Catalunya, por ejemplo, no tenga Grupo Parlamentario y la 4ª fuerza política , DiLL, a 10 puntos de En Común Podem si lo tenga. Y lo mismo con Las mareas y Compromís-Podem…

En el fondo no sólo siegan el funcionamiento democrático de las Instituciones sino que lo que es peor, pretenden poner puertas al campo frente a un hecho político histórico: el 20/D ha hecho emerger una España nueva (la España de la plurinacionalidad) frente a una España arcaica, anclada en la Transición, ahogada por un bipartidismo esterilizante, que no puede afrontar en condición alguna, el siglo XXI.

La segunda estafa democrática es, ciertamente, esa: la que impide que tengan voz en el Congreso las fuerzas de la nueva hegemonía. La que retrasa, aunque no impedirá, lo que ya es una evidencia: que el bipartidismo ya no es hegemónico ni social, ni políticamente en territorios como Catalunya, Galicia o el País Valencià.

Ambos fraudes democráticos tienen tal calado político, son tan radicalmente antidemocráticos que ya podemos asegurar que no será investido Presidente de Gobierno nadie que no resuelva de forma definitiva ese déficit de nuestro sistema político.

Claro que el bipartidismo esté en crisis, no quiere decir que haya muerto. Se resiste ciertamente y puede mantener aún durante un tiempo cerrado el candado del régimen del 78. Si es así, no haría sino más agónico su final y sólo la sociedad y la democracia misma la que se resentiría.

En las manos de la ciudadanía está el no permitirlo.

Ramón Luque
Secretario de Acción Electoral de IU